viernes, 13 de julio de 2012

Ampolla titánica

Ampolla no, lo siguiente. Ya arrastraba varias heridas en el pie derecho de correr sobre tierra. Ayer Murphy hizo el resto.
Tras mis 50' de running y sus estiramientos correspondientes, las molestias empezaron en el otro pie. Y al llegar a casa confirmé lo que me temía, ampolla titánica.

Si algún runner se pasea por aquí, y es tan amable de darme alguna solución para estos gajes del oficio, le estaré muy agradecida.

Como es de imaginar, esta mañana he tenido mis más y mis menos buscando un calzado soportable para llegar al trabajo. Pero no ha sido misión imposible.

En fin, daños colaterales del running.


Por Loles Martínez López

2 comentarios:

Tomás Soria (Tomypeck) dijo...

cuando de vez en cuando me sale alguna, me la pincho y la curo con mercurocromo, pongo una tirita para que la piel quede pegada. Si es reincidente, la curas como te he dicho y un Compeed y hasta que se caiga.

Nombre: Loles Martínez López dijo...

Me lo apunto, me salen a menudo. Muchas gracias runner, seguiré tu consejo :-)